MI PEQUEÑA FLOR CAPÍTULO III Y CONCLUSIONES FINALES

TRES MESES ANTES


Marieta sale de la ducha, canturreando:"looking for paradise," deja que la toalla que envuelve su cuerpo se caiga al suelo, y duda entre que vestido ponerse: Su túnica azul de seda o su vestido negro de Armani, al final se decide por la túnica, elije cuidadosamente sus zapatos y se ondula su larga melena rubia.
                                                                                               
 Alberto la observa impasible, a través de la rendija de su puerta, mientras el hilo musical que envuelve toda la casa, despliega:"air,air,on the g string" de Bach.
                                                  Ella, permanece ajena a todo mientras se prueba zapatos y se plancha su pelo. Alberto, deja asomar a su rostro una sonrisa casi patética, por lo imperceptible que parece; para él, es increible que la niña de sus ojos, de aspecto frágil y baja estatura, se transforme en una pequeña mujercita, subida en esos tacones; su cara dibuja la misma desaprobación de siempre, en lo que respecta a su hija, él sabe que no puede protegerla mientras ella continue subida en esos  zapatos.
                                        En un mismo gesto, baja la cabeza, mira al techo y exhala una bocanada de aire. Después se va a su despacho a  ultimar los detalles de la reunión que presidirá esa noche.
                                                   Norma, sentada en el salón, apura su copa de bourbon, mientras ojea una revista de moda sin demasiado interés, y observa bajar las escaleras a su marido, con menos interés todavía. Alberto se limita a advertirla que no vendrá a cenar esa noche, y ella levanta y baja la mirada, casi al mismo tiempo, mientras sigue pasando las páginas de su revista.
                                                                                       Cuando Marieta baja a toda prisa las escaleras, en el salón ya sólo está su madre, concentrada en su copa de bourbon casi vacía. Ella se despide de Norma   alzando su brazo y esta le responde con una leve sonrisa.
                                                                                                                                              


Marieta llega a la discoteca más o menos a las 2 de la mañana, acompañada de dos de sus amigas, pero dentro se encuentra con muchos conocidos.  A esa hora en "el Soule" suena música de los 60 y ella baila:"let it be" y "love me do", mientras el alcohol y el éxtasis, comienzan a hacer efecto. Se tambalea constantemente, y uno de sus amigos se la lleva a la zona vip,. Marieta se tumba en el reservado sin ningún pudor, y su amigo saca del bolso de su pantalón unas píldoras de GHB, ella le arrebata una y se la traga, mientras no para de reir, en ese momento suena su móvil y sin decir una palabra, se levanta y sale corriendo. El chico la ve alejarse en la inestabilidad de sus tacones, y observa como está a punto de caerse, cuando intenta abrirse paso entre los jóvenes que se encuentra durante su carrera hacia la salida. Cuando reacciona del impacto que le produjo la  reacción de la chica, sale corriendo tras ella, pero sólo le dá tiempo a verla subirse en un audi blanco y desaparecer en la noche.


 Alberto conduce despacio, mientras escucha:"toccata cha luque in d minor"
                                      

Cuando hace tan sólo un rato marcó el móvil de su hija, hubiera querido decirle tantas cosas, tantos sueños latentes queriendo despertar, pero cuando la vio a parecer se dió cuenta de lo drogada que estaba, realmente hecha una calamidad. Ahora tendría que castigarla antes de ofrecerle el paraiso que desde hace tanto tiempo tenía dispuesto para ella. Marieta duerme en el asiento de atrás ajena a lo que le espera.
                                                                                                                                             

El caserón heredado de sus padres, era el rincón idílico perfecto para llevar a cabo su plan. Para acceder al pueblo donde se encontraba, había que atravesar un frondoso bosque, muy infrecuentado y poco transitable, ni siquiera su mujer Norma, conocía esa propiedad. El llevaba meses habilitándola para ofrecérsela a Marieta, pero entendería ella el precio del paraiso?, podría olvidarse de su vida mundana y llegaría a quererle de la misma manera que él a ella. De todas maneras ya no había vuelta atrás. Alberto tenía la certeza de que su plan era perfecto, sin grietas ni fisuras. Hasta los obreros que había contratado para llevar a cabo la habilitación del sótano eran inmigrantes sin papeles que no podrían abrir la boca, y además les había pagado muy bien, no corría ningún riesgo, todo estaba controlado, creía él.  Ya nada se interpondría entre su amor  y Marieta. Pero Alberto se equivocaba en todo: Hasta los planes más perfectos tienen fisuras. Estaba tan seguro de si mismo, que mantuvo el coche  durante semanas aparcado al lado del caserón, tal vez nadie se hubiera dado cuenta si no fuera porqué la radio y la televisión llevaban al menos un mes alertando sobre un audi blanco como sospechoso de la desaparición de Marieta Fanjul. Unos excursionistas dieron parte a la  policía y así acabó la pesadilla de su hija y comenzó un calvario para él.
                                                     CONCLUSIONES FINALES
Tres meses permaneció Marieta encerrada en un sótano , secuestrada por su propio padre y obligada  a mantener relaciones íntimas con él, aunque para Alberto Fanjul, tan sólo era un acto de amor hacia su pequeña flor. 
Durante ese periodo desarrolló varias enfermedades neurológicas, algunas reversibles, otras incurables.
                                                                                                                                   
Han pasado 2 años y continúa ingresada en un centro psiquiatríco,  nunca ha vuelto ha ser la misma. Sufre anorexia y pesa tan sólo 40 kilos, aunque en los últimos tiempos ha comenzado a tomar algún alimento sólido.
Padece intolerancia ante la luz solar y le es muy difícil salir a la calle sin gafas de sol, las pocas veces que alguien logra sacarla de su habitación.
La tricotilomanía que desarrolló durante su encierro le ha dejado su pelo destrozado, y aunque los médicos han logrado controlarlo, las calvas son irreversibles y nunca más le volverá a crecer el pelo en el espacio donde se hayan.
Apenas habla con nadie y cuando lo hace emplea sólo monosílabos, tampoco intenta empatizar con nadie.
Continúa mordiéndose las uñas compulsivamente y la mayor parte del tiempo tiene que estar con las manos vendadas, a causa de las heridas que ella misma se produce.
Sufre constantes ataques de angustia y mania persecutoria. Su diagnóstico es un grave stres postraumático y toda su vida tendrá que estar medicada para paliar la depresión crónica que padece.
Durante estos dos años ha sido operada en tres ocasiones de quistes en los ovarios, producidos por el desgarro que padeció durante su encierro. Tampoco podrá tener nunca hijos.

Alberto fue juzgado y condenado a 15 años de prisión y diagnosticado como paidofílico depresivo. Estos sujetos son reactivos, tratan de rescatar al niño o adolescente de las garras del mundo adulto frío y corrosivo. Los abusadores depresivos son personas que por lo general han sido abusadas en su infancia, este tipo de abusadores se relacionan con el menor como si fuera un adulto, lo que buscan es sentirse valorados por un compañero más, subordinado, a quien puedan castigar y premiar a su antojo y no suponga para ellos una figura amenazante.
Todas las investigaciones al respecto revelan que el paidofílico suele ser:
                                          -hombre
                                          -mediana edad
                                          -solitario
                                          -conservador en sus actitudes sexuales y sociales
                                          -con creencias religiosas firmes
Los padres que abusan de sus hijos aparecen enmarcados tanto en las clases sociales marginales como en las medias y altas, en muchos casos comienza con una excesiva obsesión que ya se manifiesta en la infancia.
No son psicópatas, criminales o enfermos mentales graves. Al contrario son intelectuales y psicológicamente normales socialmente, a excepción de su incapacidad para controlar el stres y sus necesidades emocionales en situaciones concretas.
Las personas que abusan de menores, rara vez tienen conciencia del daño emocional y físico que les producen, aprobechan el poder que les otorga la fuerza física y la edad  para lograr la dependencia afectiva del menor.
                                                 FIN

                                                                                                                                                                                                                             

5 comentarios:

STAROSTA dijo...

HOLA!!!

Bueno, varios asuntos:

1. No se que pasa con mi blog, pero tu publicas y a mi no me aparecen las actualiaciones en mi blog. Yo pense que no habias vuelto a publicar, pero resulta que era un error del sistema. Pido excusas por no leer tus 2 ultimas publicaciones.

2. Infinitas gracias por leerme!!!
En serio. Me llena de emocion saber que alguien se interesa por mi obra. No tengo palabras...

3. Esta publicacion: UFFF
Super fuerte en realidad. Y lo peor es que si ocurre en la vida real. La realidad supera a la ficcion y es muy oscura y cruel. La maldad existe en el mundo de un modo genuino. No tengo nada que criticar, esta perfectamente escrito. Es impecable la historia. Corta, precisa, contundente. Te deja asi como pensando en lo que escribiste. Es como ver un cortometraje. Muy visual, muy movida la historia, tiene esos detalles que la complementan perfecto: La copa de vino, el audi, el sotano....Excelente. La verdad me pasaron como choques electricos de miedo con el final. Impactante. Te felicito de veras.

Yo seguire pasando por tu blog, para no volver a perderme una publicacion tuya.

UN ABRAZO
STAROSTA
(UN PRODUCTO DE TU IMAGINACION)

LUCIA dijo...

Hola Bea, de verdad que final!! y como describes cada movimiento de los personajes. La verdad, no tengo palabras, al final hasta he llorado y todo. MUCHISIMOS BESOS GUAPA, YO TAMBIEN TE FELICITO.

Anónimo dijo...

HOLA BEATRIZ: ANTES DE PASAR A COMENTARTE ESTA MARAVILLA QUE HAS ESCRITO, QUERIA DECIRTE QUE LO DEL COMENTARIO DEL CAPÍTULO II ME QUEDÓ CLARO, NO INSINUABA QUE TU LO HUBIERAS TENIDO QUE VIVIR. SOLO QUE EL REALISMO QUE LE DABAS ME PARECÍA INCREIBLE, ES COMO SI SINTIERAS EN TU PIEL EL DOLOR..ES ESA MANERA EN QUE TE COLOCAS EN LA PIEL DE LOS PERSONAJES, ES ESA FACILIDAD Y ESE MOVIMIENTO CON QUE COMIENZAS Y TEMINAS UNA HISTORIA. TE ADMIRO Y ME PARCES BRILLANTE. DE ESTE FINAL QUE PUEDO DECIRTE. SOBRAN LAS PALABRAS, POR ULTIMO UNA MENCION A LOS CONOCIMIENTOS QUE TIENES SOBRE CUALQUIER TEMA, NO SOLO ESCRIBES SOBRE EL DOLOR DE LAS PERSONAS, TU PODRIAS ESCRIBIR CUALQUIER COSA. ESPERO QUE NO TE CANSES DE HACERLO NUNCA. UN SINCERO SALUDO, ESPERO QUE TENGAS YA ALGO NUEVO EN MENTE Y LO SIENTS Y LO ESCRIBAS.

Raul dijo...

hola bety: brindaré contigo con bourbon claro, porqué ningún hijodeputa haga que una mujer se baje nunca de los tacones, y el perfume de jazmín no se respire en el infieerno de la mente de un depravado. Me ha gustado mucho, en serio y para ti una rosa roja que no se marchite nunca

marta dijo...

hola bea!


me ha encantado el final, me impactó muchísimo.

muchísimos besos.