LA OTRA REBECA CAPÍTULO I



Rebeca acaba de levantarse; el sol prematuramente invade su ventana; despacio corre las cortinas del salón y contempla el frondoso jardín; las rosas carmesí hacen presagiar un día caluroso,aunque para ella sea gris.

PRÓLOGO LA OTRA REBECA

Rebeca está a punto de morir; el cáncer que padece desde hace dos años está tocando su fín y allí inerte en su cama, tiene un encuentro con su pasado; en el que una mujer: Elvira, fue clave en su vida...



Durante años mantuvo a aquella mujer en el olvido; ni un sólo minuto se permitio pensar en ella; era demasiado doloroso volver al pasado, aunque  estuviera en él; Sin embargo ahora solamente ella, ocupaba cada rincón de sus pensamientos; cuando ya era tarde para casi todo; cuando ya lo único real era su cuerpo maltrecho de tanta quimio, de tanto dolor contenido; Elvira con sus manos gordezuelas salando el puchero; Ellvira compartiendo con ella, café y cigarrillos, en aquellas noches interminables y  las dos, Elvira y Rebeca paseando por el muelle de aquel pueblecito marinero. ... De repente se vio a ella misma muy joven, con los vaqueros rotos y su habitual carita de pena; por  primera vez desde que empezaron las visiones en su estado comático, vio la cara de Miguel; intentó ladearse para apartar su mirada, pero no pudo; tambien lucho por mover un brazo y  borrar  su cara y tampoco pudo; una alfombra de neblina escarchada frenaba cualquier movimiento y tuvo que soportar aquella mueca grotesca y maligna; aquella risa burlona; antesala de tantos golpes y humillaciones....Duró poco la vision, pero fue fulminante...Y de repente el vacío, la más absoluta fotografía abstracta del infinito, la tranquilizó de nuevo; por un momento, creyó estar soñando pero era demasiado real ... La Rebeca jovencita sube las escaleras con ansiedad; Miguel le ha dicho a su madre que va llevar una chica a casa, pero no vé la cara de él, sólo sabe que está...La puerta se abre y toda su familia está en el salón; pero no los vé, sólo sabe que están; tan sólo vé a Elvira, que la sonríe y la mira con cariño.