LA OTRA REBECA CAPÍTULO II

Son las ocho de la mañana y Miguel apura su afeitado;
  repasa su pelo engominado, estirándolo hacia la nuca y sin demora,  se pone su camisa  color mostaza; busca una corbata que le combine y pone especial esmero en el nudo, que siempre ha de estar perfecto.

                             
--Esta mañana se ha levantado de mal humor y no le apetece nada prepararse su café negro habitual; piensa que mejor será comenzar el día con algo más fuerte, así que saca de su vitrina su whiskey escocés y con gesto triunfal se sirve medio vaso,  que apura de un  sólo trago.                                    
--Antes de salir, pasa por el dormitorio y coge su americana del galán de noche, la estira para borrar cualquier posible arruga y se la pone; observa a su mujer que parece dormir plácidamente, recoge del suelo su sueter y con gesto contrariado, lo dobla  meticulosamente y lo guarda en el ropero; no soporta el desorden y eso es ya lo único que le faltaba!! con el rictus contenido, cierra la puerta malhumorado y se  va.
                    
--Rebeca,  que ya lleva mucho tiempo despierta, salta de la cama en cuanto escucha el ruido del motor del Jaguar; se estira con ademanes de bailarina  y se prepara un buen baño,  aderezado con aceites y perfumes. --Ya vestida con sus levis favoritos y su blusa provenzal de flores, se dispone a  ultimar los detalles finales de su plan,,,---Revisa los cajones del sifonier y busca el billete de tren y un sobre blanco que llevan días escondidos, bajo la lencería que nunca se pone; a continuación, levanta la cama y saca las maletas del canapé; hace ya dos días que las tiene preparadas, con todo lo que va a necesitar; coge la más pequeña e introduce el sobre blanco, en el departamento exterior; una vez lo tiene todo preparado, marca un número de teléfono y escucha a través del auricular, la voz de Elvira; se queda unos minutos en silencio y  cuelga.
                          
--Sin ningún atisbo de tristeza; observa por última vez la que fue su casa, mientras se fuma un cigarrillo....

--Una mujer, sentada en el café de la estación, saborea su desayuno y contempla todo a su alrededor,  con aires de esperanza. Consulta su reloj y se levanta...Una voz anuncia que el tren está a punto de salir.....  .                                       
                                    CONTINUARÁ...

No hay comentarios: